Arrasando en nuestros torneos de poker online
Inicio Juego lento Concepto Gap Squeeze Play

Concepto Gap

Los jugadores novatos de poker que desean llegar lejos en su manejo de las cartas cometen el error, en muchos casos, de no estudiar la suficiente teoría. Los grandes jugadores de poker de la historia han escrito libros con ventas millonarias que detallan una multitud de aspectos del juego y estrategias que no son posibles de obtener simplemente con horas y horas de juego. Aunque la mesa de poker es el escenario sobre el que ponemos a prueba nuestras habilidades, la teoría supone una motivación constante para mejorar.

El Concepto Gap fue desarollado por David Sklansky, uno de los mejores jugadores de poker de la historia y autor de libros como la teoría del poker, que hoy en día sigue liderando las listas de ventas en libros de poker en todo el mundo. Su teoría nos dice que, en el caso de que deseemos ir a la apuesta de uno de nuestros rivales (es decir, hacer check), debemos contar con una mano aún más fuerte de la que tendríamos si fuésemos a subir la apuesta.

Este concepto puede parecer enrevesado, pero lo cierto es que nos viene a decir que, en el caso de que vayamos a una apuesta de nuestro rival por encima de la ciega, tenemos que estar casi seguros de que contamos con una mano mejor que la suya. De otra manera, simplemente nos estará exprimiendo dinero y tendremos que prepararnos para perder tras el river, o retirarnos antes de éste. En cualquier caso, hubiera sido mejor retirarnos de la mano antes del flop, y tanto en un torneo como en una partida de cash, este tipo de acciones nos harán perder dinero en el largo plazo.

Si, por ejemplo, contamos con una mano Q-J y nuestro rival nos sube la apuesta por el doble de la ciega pre-flop, cuando aún quedan varios jugadores por actuar en esta fase del juego. Nuestro rival podría tener una mano superior, como un K-Q, y si no la tiene, existe la posibilidad de que otros jugadores en la mesa la tengan. Por mucho que confiemos en la fortaleza de nuestra mano, hay casos en los que, dependiendo de nuestra posición y del tamaño de la apuesta que nos hagan, puede ser mejor retirarnos y esperar a unas condiciones más beneficiosas. Si a pesar de todo vamos a la apuesta, es posible que tras el flop no liguemos nuestros out y nos veamos en una muy mala situación, que nos obligue a perder dinero en cualquier caso.

Siguiendo esta filosofía, podríamos llegar a la conclusión de que no vale la pena jugar casi ninguna mano, que no sea una pareja muy alta, si nuestro rival nos sube. Nada más lejos de la realidad. Para saber si merece la pena o no, debemos prestar atención a la cantidad de manos que juega y a la frecuencia con la que lanza faroles.